Quantcast
El tiempo en: Granada
04/12/2022
 

Arcos

AMA Natura-EA advierte de las podas insensatas frente a las olas de calor

La asociación alude al papel térmico de los árboles en la reducción de las temperaturas en los municipios

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Ejemplo de poda incoherente frente al cambio climático.

Ante las cada vez más frecuentes olas de calor, según todos los indicios éstas serán progresivamente más graves, tal y como recientemente ha advertido la Organización Meteorológica Mundial. A su vez, bajar la temperatura de las poblaciones por medios naturales contribuye a mitigar los aumentos de temperaturas futuros y la crisis de biodiversidad que ya se está viviendo con consecuencias, si cabe, incluso peores que la climática.

El sur de la península se verá especialmente afectado por estas olas de calor. Por ello desde AMA Natura-Ecologistas en Acción y Ecologistas en Acción de la Sierra de Cádiz reclaman que “se abandone de una vez la moda anacrónica y retrógrada de las podas drásticas a los árboles urbanos que vienen realizando los ayuntamientos o empresas contratadas por estos en  los municipios de la Sierra. Podas que dejan a los árboles con copas mínimas en forma de pequeña o pequeñas bolitas (“chupa-chups”) u otras formas similares impidiendo que estos estén fuertes y sanos y puedan realizar sus funciones vitales, tan beneficiosas, de forma plena”.

AMA Natura-Ecologistas en Acción recuerda que “se gastan ingentes recursos monetarios públicos de forma inútil y contraproducente y, todo ello, por motivos supuestamente estéticos. Es tal el grado de insensatez que en algunos pueblos como, por ejemplo, Ubrique o El Bosque, hay infinidad de árboles mutilados de esta forma en el casco urbano. Y su número puede ser igual o, quién sabe, mayor, al número de árboles que no están podados. Así mismo, por la misma y evidente razón, pedimos que se les dejen de realizar a los árboles otras talas drásticas como son los desmoches y tratamientos similares”.

Esta moda indica, según la asociación, “un desconocimiento del papel del arbolado urbano, que no es sólo estético, sino de reducción de la insolación y por tanto de la temperatura, de mejora de la calidad del aire y de aumento de la biodiversidad”. Asimismo, asevera que “estudios realizados en diferentes ciudades del país demuestran que una calle con arbolado frondoso, que impida la insolación del asfalto y el cemento de las calzadas y aceras, llega a tener seis grados menos que una calle similar desprovista de arbolado”.

“No queremos calles y plazas sin árboles o con árboles con una copa ridícula, sino pueblos con abundante vegetación en sus espacios públicos, que mejore la calidad de vida de sus habitantes y de los visitantes. En esta lucha contra la crisis climática, cada efectivo cuenta y es ya hora de que se imponga la cordura en la jardinería urbana de los pueblos de la Sierra”, concluye AMA Natura-Ecologistas en Acción.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN