Quantcast
El tiempo en: Granada
Miércoles 06/07/2022
 

Libro del corazón

Un jamón muy científico

Personas alérgicas a la carne porcina podrán comer jamón, chuletas y costillas de cerdo

Publicado: 14/05/2022 ·
14:44
· Actualizado: 25/05/2022 · 21:45
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Cerdos en una granja norteamericana.
Autor

José Manuel Revuelta Soba

Catedrático de Cirugía y Profesor Emérito de la Universidad de Cantabria. Ex-Jefe de Cirugía Cardiovacular del Hospital Valdecilla de Santander

Libro del corazón

Descubriendo el interior del corazón humano, órgano maravilloso, fuente de vida e investigación de calidad

VISITAR BLOG

La empresa de biotecnología norteamericana Revivicor, creadora del modelo de cerdo humanizado GalSafe utilizado en el primer xenotrasplante de corazón del mundo en un paciente gravemente enfermo, está comenzando a producir jamones, chuletas y costillas de cerdos, tratados genéticamente, para personas alérgicas a la carne porcina.

Cerdos para xenotrasplantes

En la víspera de Año Nuevo, la agencia oficial norteamericana FDA (del inglés, Food and Drug Administration) autorizó la realización el primer xenotrasplante cardiaco del mundo, utilizando el corazón de un cerdo modelo GalSafe, creado por la compañía de biotecnología norteamericana Revivicor Inc. (Blacksburg, Virginia, EE.UU.), escindida de la empresa PPL Therapeutics del Reino Unido, creadora de la oveja Dolly, primer mamífero clonado con célula de otro animal.

Esta respetada agencia FDA analizó una extensa información y múltiples análisis de este modelo porcino antes de la aprobación oficial para su utilización en xenotrasplantes de órganos o para la alimentación en seres humanos. Hasta ahora, el único animal genéticamente modificado, aprobado por la FDA, era el salmón AquAdvantage, de rápido crecimiento, desarrollado por la empresa AquaBounty, habiéndose demorado, más de 20 años, la autorización para su consumo humano.

Equipo que realizo el primer xenotrasplante de cerdo. Foto de terceros

El pasado 7 de enero, se llevó a cabo el primer xenotrasplante de corazón del mundo, utilizando como donante el órgano de un cerdo modelo GalSafe. Esta histórica operación fue realizada, con éxito, por el prestigioso cirujano Dr. Bartley Griffith, en el Centro Médico de la Universidad de Maryland (UMMC), en Baltimore, EE.UU., al paciente David Bennett de 57 años, gravemente enfermo por insuficiencia cardiaca en fase terminal. Tras dos meses viviendo gracias al corazón de cerdo, tratado con las más avanzadas técnicas de biotecnología y farmacología, el enfermo falleció a consecuencia de una grave infección por citomegalovirus porcino. La comunidad científica mundial acogió este primer xenotrasplante con la lógica incertidumbre, pero con el debido respeto científico, pues se emplearon significativos avances biomédicos para evitar el rechazo hiperagudo del órgano trasplantado, al proceder de una especie animal tan distante del ser humano, desde el punto de vista filogenético.

Los humanos, como todos los primates, carecemos de la molécula azucarada Alfa-Gal, presente en otros mamíferos, especialmente en el cerdo. Cuando las células defensivas de nuestro sistema inmunológico detectan la presencia de esta proteína extraña, adherida a la pared de las celulas de estos animales, se produce una inmediata y agresiva reacción inmunológica antígeno-anticuerpo, bien conocida por los equipos trasplantadores, ya que lleva al fallo inmediato del órgano trasplantado. En el xenotrasplante cardiaco se produce una repentina dilatación del órgano, con obstrucción completa de las arterias coronarias y una parada cardiaca irreversible. Por este motivo, durante décadas, se ha respetado la moratoria internacional de suspender la realización de xenotrasplantes en seres humanos.

Recientemente, la empresa Revivicor introdujo el modelo de cerdo GalSafe, manipulado con biotecnología genética, carente del gen funcional Alfa-Gal. Esto ha posibilitado que se vuelva a intentar los xenotrasplantes clínicos, ante la progresiva escasez de órganos donantes humanos.

La peligrosa Estrella solitaria

En 2008, se detectó en Estados Unidos una extraña alergia, descubierta por el Dr. Scott Commins, conocido alergólogo de la Universidad de Carolina del Norte. Actualmente, decenas de miles de personas padecen esta enfermedad, denominada síndrome Alfa-Gal. Se trata de una alergia alimentaria, asociada al consumo de productos cárnicos, procedentes del cerdo. Está causada tras la picadura de la garrapata Estrella Solitaria (del inglés, Lone Star tick), que habita en Estados Unidos y Méjico, presentándose en adultos y, raramente, en niños. La investigación científica ha comprobado que la saliva de esta garrapata contiene esta proteína azucarada, llamada Galactosa-alfa-1,3-galactosa (o Alfa-Gal, para abreviar), que hidroliza los grupos alfa-galactosil de los lípidos y proteínas, produciendo una intensa reacción del sistema inmunológico humano al detectar la presencia de esta proteína animal.

La garrapata Estrella Solitaria.

La molécula Alfa-Gal se encuentra en el músculo y la grasa de la mayoría de los mamíferos no primates, donde probablemente funciona como una verdadera etiqueta molecular. Las personas sensibilizadas a esta molécula no solo deben evitar comer productos derivados del cerdo, sino también ciertos subproductos como algunas cápsulas de medicamentos, dulces conteniendo gelatina o usar cremas faciales con colágeno animal, ya que pueden provocarles una crisis grave de urticaria. Se han descrito casos con sensibilidad alérgica incluso con los humos procedentes de barbacoas con carne de cerdo.

Diversos subproductos de mamíferos se utilizan ampliamente en Medicina, como válvulas cardíacas porcinas o bovinas, vacunas con glicerina o extracto bovino, suturas quirúrgicas conteniendo colágeno porcino y algunos anticuerpos monoclonales, derivados de líneas celulares de mamíferos, que pueden también contener esta molécula Alfa-Gal.

El Dr. Scott Commins describió que este síndrome Alfa-Gal no se parece a otras alergias alimentarias clásicas, ya que sus síntomas aparecen varias horas después de comer carne porcina y nunca de forma inmediata.  Suele presentarse con una intensa urticaria, hinchazón de labios y lengua, dificultad respiratoria o problemas gastrointestinales, como dolor abdominal y diarrea. El diagnóstico preciso de este síndrome requiere de una prueba de anticuerpos contra Alfa-Gal.

Como se ha comprobado en varios xenotrasplantes renales y en el pionero del corazón, antes mencionado, donde se utilizaron órganos de cerdos GalSafe, se logró sortear el sistema inmunológico con éxito, evitando el temible rechazo hiperagudo. Esto ha estimulado a la empresa Revivicor para incrementar la producción de estos modelos de cerdos, genéticamente manipulados, tanto para los xenotrasplantes como para la alimentación de personas alérgicas a la carne de cerdo.

El modelo porcino GalSafe, destinado al consumo humano, requiere una manipulación genética diferente del usado para los xenotrasplantes. El modelo porcino GalSafe para xenotrasplantes de corazón es realmente muy complejo, puesto que requiere sustanciales modificaciones genéticas, como la eliminación de los antígenos galactosa-α1,3-galactosa (Gal), incorporación de 6 tipos de genes humanos (TM, EPCR, CD39, CD46, CD47, CD55), 2 genes para controlar la coagulación de la sangre humana para prevenir la formación de coágulos en el interior de las arterias, y otros 2 genes para minimizar la respuesta de los anticuerpos humanos. Además, es preciso eliminar el gen porcino receptor de la hormona del crecimiento, para poder controlar el tamaño y peso del cerdo, que permita obtener un corazón de tamaño apropiado para el tórax del paciente.

Por el contrario, el modelo porcino GalSafe destinado a la alimentación humana, para evitar el síndrome Alfa-Gal, tras consumir productos cárnicos, en personas sensibilizadas tras la picadura de la garrapata Estrella Solitaria, requiere únicamente la eliminación de los antígenos galactosa-α1,3-galactosa (Gal). Los científicos de Revivicor están utilizando sofisticados métodos de bioingeniería genética para eliminar una proteasa que adhiere la molécula Alfa-Gal a la superficie de las células del cerdo, permitiendo a las personas alérgicas a la carne porcina, consumir jamón, chuletas o costillas del prodigioso cerdo GalSafe, con toda seguridad.

Según un comunicado de la Agencia oficial norteamericana FDA, estos novedosos productos cárnicos, modificados por bioingeniería para la alimentación humana, representan un trascendental hito en la innovación científica. De hecho, ha sido el primer modelo animal aprobado por la FDA para el doble uso en Medicina y alimentación humana. En un futuro próximo, estos cerdos GalSafe podrán emplearse para la fabricación de algunos medicamentos, productos de cosmética, prótesis y materiales quirúrgicos.

La Empresa biotecnológica Revivicor ha abierto un campo apasionante de la investigación científica que permitirá avanzar en la práctica clínica de los xenotrasplantes de órganos y disfrutar de un buen jamón a muchas personas sanas, sin el temor a la peligrosa reacción alérgica por comer carne de cerdo, tras la indeseable visita de una Estrella Solitaria.

 

“Soy aficionado a los cerdos. Los perros nos admiran. Los gatos nos desprecian. Los cerdos nos tratan como iguales”

Winston Churchill. Estadista y escritor británico. Premio Nobel de Literatura.

 

 

 

TE RECOMENDAMOS