Quantcast
El tiempo en: Granada
Martes 28/09/2021

La Pasión no acaba

Toros sí, Hasel no

Pues claro que Pablo Hasel (por cierto, lleva el odio inyectado en la mirada, ¿verdad?) puede expresar de manera libre e individual su opinión...

Publicado: 18/02/2021 ·
11:49
· Actualizado: 18/02/2021 · 11:49
  • La concentración ante la plaza de toros de Espartinas.
Autor

Víctor García-Rayo

El periodista Víctor García-Rayo es el presentador y director del programa La Pasión de 7TV Andalucía

La Pasión no acaba

Dedicado al alma de "la ciudad más hermosa del mundo" y su universo cofrade. Pasan siglos, personas, pero la pasión no acaba

VISITAR BLOG

Pues claro que Pablo Hasel (por cierto, lleva el odio inyectado en la mirada, ¿verdad?) puede expresar de manera libre e individual su opinión. ¿En serio alguien pone esto en duda? Hasel y cualquier ciudadano. Esto es lo que no entiende el supuesto cantante, precisamente que estamos en una sociedad libre y esa libertad es y nos pertenece a todos, sin excepción. Estamos y vivimos en un mapa social en el que la opción de elegir libremente está debidamente preservada, custodiada, y así permanece además la opinión, convenientemente defendida y mimada. En eso consiste la convivencia, la democracia y la libertad (insisto, libertad que ha de ser de todos, Hasel, no solo tuya).


Pero el sistema, y aquí viene la piedra en el zapato para los intolerantes,  tiene por fortuna unos mecanismos de defensa de esa misma libertad llamados precisamente a  evitar los abusos canallas de quienes, bajo un paraguas absurdo en el que puede leerse “yo hago lo que quiero y tú también haces lo que quiero yo” se pretende dar cobijo a una dictadura encubierta, malvada, que prostituye el lenguaje, las ideas y que viola con descaro al más básico sentido común. Lo quieren llamar libertad de expresión pero en realidad pretenden que la violencia en una de sus formas (la dialéctica) deje de ser delito en función de quien la ejerza.


No es difícil  entender, aunque con el odio anidando en el pecho se complica la comprensión, que Hasel puede opinar lo que le venga en gana siempre que cumpla la ley, como todos. Esto es, no se puede enaltecer el terrorismo, desear la muerte del otro, alimentar el odio y la violencia, promover los delitos o coartar la libertad. No se puede agredir, escupir, vomitar palabras hirientes, ofensivas en grado superlativo, lesivas y de fomento del delito y del mal. No se puede por motivos evidentes que da vergüenza explicar. Hasel está entre rejas debidamente, justamente, convenientemente. Y lo está justo por no respetar la libertad de los demás.


También se puede atacar la libertad con la actitud, y es lo que el universo taurino le quiere explicar al concejal de IU en el Ayuntamiento de Espartinas, José María Calado. No se puede abusar del poder o desatender a un ley en vigor bajo el único argumento ideológico. Un “porque lo pienso yo así” que viene a ser un “no me da la gana”. Si a usted no le gustan los toros, no vaya. Pero no se puede oponer -en contra de la libertad de los demás- a que se cumpla la ley vigente que defiende y obliga a promover la cultura de la tauromaquia.


Ya está dicha la palabra y es sagrada. Libertad. Tan hermosa, tan necesaria, tan vital. Por desgracia, sigue habiendo violentos, de palabra o de obra, dispuestos a intentar imponer su pensamiento a cualquier precio. Eso no es democracia, es dictadura. 

COMENTARIOS