El tiempo en: Granada
Lunes 24/06/2024
 

El pobrecito hablador

El sueño

Los casos de compra de votos han ensuciado la campaña, pero la derecha mediática se ha dedicado a llenar las cabezas de recelos y dudas

Publicado: 29/05/2023 ·
10:53
· Actualizado: 29/05/2023 · 10:53
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Elecciones del 28M. -
Autor

Francisco Palacios

Palacios es matemático y programador. Publicó su único libro hace ya unos años y sigue siendo el autor más leído de su calle

El pobrecito hablador

Escribo sobre lo que me gusta, pero sobre todo sobre lo que me disgusta, como un grito desesperado para no ganarme una úlcera

VISITAR BLOG

Cuando estoy tecleando estas letras en mi portátil aún es sábado, y la gente anda reflexionando en quién va a depositar su confianza, ya sea para elegir alcalde o presidente de comunidad autónoma. Seguro que esperan que, un día antes, vaticine los resultados electorales del domingo. Pero no; mis dotes de adivino son del mismo nivel que las de mi tocayo alcalde controlando el ruido nocturno.

Lo que sí tengo muy claro es lo que me gustaría que sucediera; como cada hijo de vecino, tengo mis preferencias y  deseos, y aunque tengo claro que no todos podrán cumplirse, por lo menos alguno podría caer.

Me gustaría, en primer lugar, que todos y cada uno de los ciudadanos, fueran a votar o no, tuviesen claro que el resultado electoral es el que es, sin ambages, sospechas o milongas trumpistas. Los casos de compra de votos han ensuciado la campaña, pero la derecha mediática se ha dedicado a llenar las cabezas de recelos y dudas. No debemos olvidar que, en este proceso electoral, el número de casos ha sido la tercera parte de los denunciados en 2019. Y que, aunque no lo parezca, hay más casos denunciados señalando al partido de la oposición que al del gobierno. De manera que ambos podrían cogerse de la mano, darse un paseo y recapacitar. A los aprendices de Trump que andan locos por encasquetarse unos cuernos, invadir el Parlamento, los ayuntamientos o una tienda de chinos, invitarles a que, si tienen algún barrunto de que las cosas no han ido por el cauce legal, ya saben donde tienen los juzgados.

Después, me gustaría que mi ciudad fuera gobernada por alguien que no anteponga deseos torticeros al de los ciudadanos, alguien que entienda que una zona verde no es pintar una azotea de un rascacielos con pintura color césped. Me gustaría que el turista sea bienvenido, como siempre, pero que su llegada no implique la huída de ningún malagueño para hacerle sitio. Me encantaría que el precio de la vivienda se adecúe al de nuestros sueldos; está muy bien ser un referente a nivel nacional e internacional, pero la imagen sería perfecta si ese referente se basara en el sueldo de todos los malagueños.

Me encantaría ver desaparecer a la extrema derecha de las instituciones, que Ciudadanos deje ese mensaje hipócrita de atacar a derecha e izquierda para luego perder las posaderas buscando un pacto de supervivencia…

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN